Mullers aragonesas


Con la dignificación de la mujer mucho gana la sociedad, con su cultura científica y literaria nadie pierde, ya que el campo de las ciencias no es un vedado adonde sea ilícito penetrar a la mujer; solo porque así los estiman algunos espíritus pobres. Amparo Poch.

Amparo Poch, por José Luis Cano


La Asociación Amparo Poch lleva años dedicada a dar a conocer la vida y obra de esta insigne médica y escritora zaragozana. Amparo Poch nació en 1902, una época asfixiante para la mujer. Su padre no quiso que estudiase Medicina y arrancó su fotografía de la orla de graduación, tras haber concluido la carrera con matrícula de honor. Pero ella tenía clara su vocación y abrió un consultorio médico para mujeres y niños, donde atendía a las obreras de doce a una, cuando éstas descansaban para comer. Escribió La cartilla de la doctora Poch, La vida sexual de la mujer y fue fundadora de la revista Mujeres Libres. Su vida estuvo encaminada a mejorar la situación de la mujer en todos los ámbitos: en la salud, en la educación y en la defensa de sus derechos como ser humano.  Dirigió durante la guerra civil el Instituto de Mujeres Libres, Casal de la Dona Treballadora, de Barcelona, donde llevó a cabo un proyecto pedagógico admirable. Tuvo que exiliarse a Francia y allí continuó ejerciendo la medicina en el Hospital de Varsovia de Toulouse y en dispensarios de la Cruz Roja. Murió sola, enferma y olvidada en 1968, después de haber defendido a la mujer y de haber destacado siempre por su entrega y su espíritu luchador y solidario.
Inspirada por el ejemplo de esta esforzada aragonesa, la Asociación Amparo Poch ayuda a las mujeres en cualquier asunto que requiera información y asesoramiento, centrándose con especial énfasis en las víctimas de la violencia machista. También edita la revista Mullers Aragonesas, en la que da a conocer la labor, en los más diversos campos, que llevan a cabo las mujeres de Aragón.

Comentarios