III Encuentro de Mujeres de CHA

Foto: CHA
 
El pasado sábado 29 de septiembre se celebraba en Zaragoza el “Tercer Encuentro de Mujeres de CHA”. Nieves Ibeas, secretaria nacional de Mujeres e Igualdad de CHA, disertó sobre La crisis como excusa para recortar derechos de las mujeres e hizo un acertado análisis de la realidad femenina, resaltando aspectos que las mujeres padecemos con especial dureza, porque esta crisis actual, al igual que todas las crisis, de la índole que sean, se agudizan en el colectivo femenino.
Techo de cristal, brecha salarial de género, conciliación de la vida laboral, personal y familiar, corresponsabilidad, doble y triple jornada y otros temas derivados de la participación en el mercado laboral, igualdad formal e igualdad real, acciones positivas, participación política y social… se trataron en este interesante encuentro. También se habló de las particularmente duras condiciones que afectan a las mujeres inmigrantes, de las mujeres aragonesas que se ven abocadas a la prostitución por carecer de cualquier otro tipo de recursos para subsistir, de lo difícil que sigue siendo la vida para las mujeres, pese a todos los avances.
Tras la mesa redonda con Mònica Oltra, de Iniciativa del Poble Valencià y Coalició Compromís, Cristina Bigordà, de Inciativa per Catalunya Verds y Xisca Mir, del Partiti Socialista de Mallorca-Entesa, y los talleres, en los que se debatió sobre la Reforma Laboral, las políticas sociales: sanidad y protección social y la realidad territorial, quedó patente que lo mucho conseguido gracias a las asociaciones de mujeres y a los colectivos feministas no puede malograrse con la excusa de la crisis económica, que la lucha debe continuar reclamando los derechos recortados y los que quedan por alcanzar, exigiendo a las instituciones que hagan posible la igualdad y el reconocimiento de los derechos específicos de las mujeres.
Interesa que haya mujeres y feministas que trabajen con efectividad por un cambio social especialmente ahora, en estos momentos de claro retroceso femenino en las instituciones. Por eso hay que pedir un liderazgo político, un espacio propio también en política, porque desde las diferentes instituciones se pueden defender mejor los derechos de las mujeres.

Comentarios