Las prostitutas del siglo XXI



La prostitución femenina en los países occidentales cuenta en la actualidad con muchos sindicatos. Aun siendo una profesión vejatoria a la que históricamente han estado expuestas las mujeres sin recursos, las mujeres contemporáneas han hecho de esta práctica tema de debate, de estudio y reflexión y, también, una importante fuente de ingresos. Las posturas oscilan en torno al oficio más viejo del mundo y aunque estemos en desacuerdo con esta práctica es preciso admitir que el negocio de la prostitución se ha adaptado a los tiempos y las mujeres han adquirido un poder impensable hace cien años. No obstante, debemos ser conscientes de que la prostitución femenina se halla en manos de proxenetas, de traficantes de personas, de mafias internacionales y que una gran parte de las mujeres que se prostituyen son oprimidas y explotadas. La trata de mujeres y la pedofilia siguen vigentes y aunque haya algunas prostitutas que reivindican su trabajo defendiéndolo “como cualquier otro” y ejerciéndolo con relativa autonomía, esto no impide que la prostitución siga siendo un claro ejemplo de la subordinación femenina en una sociedad eminentemente patriarcal.

Comentarios