Trabajo femenino


Según un estudio del Ministerio de Sanidad, las tareas domésticas siguen siendo la asignatura pendiente de los hombres españoles. Las mujeres dedican una media de 5 horas y 59 minutos al trabajo doméstico; los hombres, 2 horas y 20 minutos. Prácticamente el 100 por cien de las mujeres dedican seis horas al hogar y asumen demasiados roles con la incorporación a la vida laboral, algo que repercute en su salud.
Según el cálculo del uso del tiempo, la mujer emplea 4 horas y 53 minutos en el trabajo no remunerado, lo que significa casi el triple que la hora y 53 minutos de los hombres. El 73,4 por ciento de las mujeres del Estado español participa en el trabajo no remunerado. En Australia, el 66 por ciento de las mujeres participa del mismo, mientras que Nueva Zelanda y Noruega se mueven en el 65 por ciento y Canadá en el 60 por ciento. La diferencia media se encuentra entre unas 5 horas y 30 minutos que dedican las mujeres, a las 2 horas y 40 minutos de los hombres, según los datos más elevados de ambas partes.
Cuando un hombre se casa o empieza a vivir en pareja, el tiempo que dedica a las tareas domésticas aumenta solo 10 minutos a la semana.
La invisibilidad del valor de ese trabajo alcanza “hasta un 50 por ciento del total del tiempo de trabajo y de la producción final de un país”, lo que representaría entre un 30 por ciento y un 50 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB). Se calcula que el coste de las labores realizadas en casa equivale al 42 por ciento del PIB. ¿Cómo es posible que sigan existiendo estas diferencias? Si mujeres y hombres comparten el trabajo, ¿no deberían participar en igualdad en el trabajo dentro de casa?
Mª Ángeles Durán realizó un estudio sobre el coste de las labores que realizan las mujeres en el ámbito doméstico. En un estudio publicado en el último número de Cuadernos de Información Económica, que edita la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas), avanzan en la cuantificación económica del trabajo doméstico. Llegan a la conclusión, sobre datos desglosados y cerrados de 2003, que “el número total de horas dedicadas al trabajo no remunerado es del orden de 46.000 millones anuales, con un valor que asciende a 332.506 millones, lo que supone que se generan anualmente 7.916 euros per cápita en la producción doméstica y de voluntariado”. Esos datos se refieren al conjunto del Estado español, trasladando ese peso del trabajo no remunerado al PIB, lleva a la conclusión de que supone el 42,5 por ciento del PIB (467.500 millones de euros en 2007).

Comentarios