Rebelión rosa

 
Las estrategias publicitarias y el modelo social que proponen ciertas marcas no convencen ni a los más pequeños. Los argumentos de una niña de cuatro años están revolucionando las redes sociales por su firmeza y precocidad, y algunos portales feministas los usan como ejemplo para hacernos reflexionar sobre las compras de Navidad.
Riley Maida paseaba por los pasillos de una tienda de juguetes de Nueva York, estaba rodeada de muñecas cuando tuvo una revelación: “¿por qué las chicas solo pueden comprar princesas y los niños tienen que comprar superhéroes?”

Comentarios