Femen en ante el Centro Cultural Islámico de Bruselas

Las activistas del colectivo Femen desarrollan provocadoras acciones sorpresa en lugares simbólicos y así consiguen llamar la atención. Esta vez, ante el Centro Cultural Islámico de Bruselas y con los pechos desnudos como señal de protesta, pedían libertad para Amina, la joven tunecina activista de este colectivo que está en prisión. Con su campaña piensan que tal vez se encienda la chispa de una Primavera Árabe feminista y cambie la vida de las mujeres en los países regidos por la ley islámica.
El movimiento Femen nació hace cinco años en Kiev. Tres estudiantes ucranianas denunciaron entonces la situación de las mujeres en su país a causa de la prostitución y el turismo sexual.

Comentarios