Laxitud frente a la violación

Por mucho escuchar las declaraciones y comentarios que matizan una violación, que casi la disculpan: “No fue una violación porque él paró”.  Una mujer no puede “salir, emborracharse y esperar que no la violen”. “Aunque su pene penetrase tu vagina, no fue un crimen porque paró”… no dejan de ser sorprendentes. La campaña publicitaria Thisis not an invitation to rape me (“Esto no es una invitación para violarme”), divulgada en Reino Unido, proporciona ayuda a las jóvenes víctimas de algún tipo de agresión sexual y también denuncia una serie de “mitos” acerca de las mujeres, la sexualidad y las relaciones sociales. Estos mitos hacen referencia a cuatro temas: la ropa (la ropa provocativa no concede licencia para abusar de nadie); la intimidad (consentir un acercamiento sexual no implica que forzosamente se termine en una relación completa); la bebida (una mujer que se emborracha no está descuidando su seguridad), las relaciones (mantener una relación estable con alguien no obliga a la mujer a consentir siempre un encuentro sexual).

Comentarios