El avance "histórico" de la ley del aborto

Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia, ha presentado el anteproyecto que reforma la ley del aborto y la devuelve a la de 1985, añadiéndole nuevas restricciones con el objeto de impedir que determinados supuestos sean un coladero.
El nuevo texto contempla que el aborto sea autorizado mediante un informe acreditado por dos médicos diferentes, que tendrán que ser distintos al que, finalmente, practique la interrupción del embarazo, y que no podrán depender laboralmente del centro en el que se lleve a cabo el aborto. Según Gallardón, el anteproyecto “simplifica” los supuestos despenalizados y “aporta seguridad” a los profesionales médicos, que podrán acogerse a la objeción de conciencia.
Cuando el feto presente una anomalía incompatible con la vida, esta deberá ser acreditada, igualmente, por sendos informes médicos. Uno, sobre el posible riesgo físico o psíquico para la salud de la madre, y otro, sobre el propio feto.
La discapacidad no será una causa objetiva que justifique el aborto, pero si provoca un daño psicológico a la madre que pueda acreditar un facultativo, entonces sí se podrá abortar en los supuestos contemplados.
Las mujeres menores de edad no podrán abortar sin el conocimiento de sus padres. Los titulares de la patria potestad de la menor deberán participar en el consentimiento informado. Este proceso previo de información a la mujer será también más extenso “y no meramente un trámite”. El ministro ha explicado que se ofrecerá información sobre las alternativas al aborto e información clínica sobre los riesgos que conlleva para la salud esta práctica. El plazo de reflexión entre dicha información y la práctica del aborto se amplía, de tres días a una semana.
El nuevo texto prohíbe la publicidad sobre centros donde se practique la interrupción del embarazo y regula la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios. Estos lo indicarán en su expediente personal, aunque podrán abstenerse y alegar la objeción de conciencia hasta el último momento.
El Gobierno defiende la reforma como un avance “histórico”.



ACTUALIZACIÓN 23/12/2013

Amelia Valcárcel escribe en el diario “El País” sobre la reforma de la ley Aído: Victoria pírrica. No se lo pierdan.
 
 
 

Comentarios