Tren hacia la libertad

El 1 de febrero de 2014 fue un día importante. Las mujeres y los hombres se unieron y viajaron juntos a Madrid en el Tren de la Libertad con un objetivo claro y común: oponerse al anteproyecto de ley del Gobierno del PP que pretende cambiar la Ley del Aborto.
Después de años de lucha por los derechos de la mujer, las españolas habíamos conquistado uno de los más importantes: el derecho a decidir cuándo ser madres. No fue un camino fácil, estuvo plagado de contratiempos y sufrimiento, por eso las metas alcanzadas son tan valiosas que nos sentimos orgullosas. Íbamos cambiando cosas, diseñando un futuro de igualdad y libertad para todas las mujeres, hasta que las políticas del PP empezaron a poner el freno y a dar marcha atrás en nuestros derechos y libertades. A la vista de las decisiones que está tomando el Gobierno, está claro que nos quiere en casa y con la pata quebrada.
El pasado día 1, el grito de ¡No pasarán! significaba que no atropellarán nuestros derechos, que no pisotearán nuestra libertad, el fruto de tantos años de lucha no se perderá. Parar una política de desatinos que contenta a unos pocos y agrede a la mayoría es nuestra obligación como ciudadanos. Estamos reivindicando nuestros derechos sociales y por eso miles de personas nos apoyan en Francia, Reino Unido, Italia y otros países europeos.
 

Comentarios