Esa "enfermedad" llamada menopausia


Elisa Vizuete, médica técnica en el Servicio Andaluz de Salud, apunta: "Se entendía que la menopausia nos llevaba a tener más hipertensión, más ansiedad, peor salud cardiovascular. De este modo, nos querían medicalizar la vida de manera que todos los síntomas que tuviera una mujer que tuviera cierta edad se atribuía a un efecto de la menopausia".
De esta manera, un proceso biológico natural asociado al envejecimiento se convierte en una enfermedad. De esta tendencia, tiene parte de responsabilidad la industria farmacéutica.
"Existía evidencia de que el tratamiento hormonal sustitutorio podía tener efectos perjudiciales y sin embargo no se hicieron públicos porque la industria farmacéutica tiene su interés. Existen intereses económicos muy potentes. Y el nicho de la vida evolutiva de la mujer desde la anticoncepción a la menopausia se ha marcado como un nicho de mercado importantísimo para la industria farmacéutica", opina María Dolores García, diplomada de salud pública y género por la Escuela de Salud Carlos III, y activista en el colectivo Mujeres de Negro, quien recuerda que "aún lo tienen".
La antropóloga Alma Méijome destaca que "desde mucho tiempo antes te bombardean con los síntomas, antes de llegar a una edad ya te están alertando y estresando con que si sofocos, que si dolores… en Asia, el síndrome menopáusico no existe. Las mujeres tienen su primer periodo y llega un momento en que se retira".
Elisa Vizuete señala que esta situación se debe a un nuevo perfil occidental que antes no existía: "Porque antes la menopausia era una etapa a la que llegabas con optimismo; nuestras abuelas llegaban encantadas a la menopausia; porque con la ausencia de regla ellas se liberaban de una pesada carga que era el control de la natalidad. La salud de la mujer, otra vez, ligada a embarazarse y a tener hijos", explica.  

Comentarios