Recordemos


Al narrar la historia de España, sorprende el escandaloso olvido que padece el movimiento feminista, la lucha de las mujeres y la evolución del pensamiento femenino. Puede mencionarse la historia del feminismo en Inglaterra y Estados Unidos, pero la presencia del feminismo español es casi inexistente. Por eso, hay que rescatar del olvido al Partido Feminista de España, las actividades públicas que desarrolló; las campañas de propaganda; sus demandas de cambio; sus ansias por modernizar una sociedad anticuada, tremendamente machista y represiva hacia las mujeres; sus propuestas para lograr del Parlamento compromisos formales en legislación civil e igualdad de derechos… fueron motor de la evolución social que llegó con la Transición democrática.
Con escasos recursos, el Partido Feminista alcanzó avances sociales decisivos, denunciaron la triple explotación que padece la mujer en la sexualidad reprimida, en la reproducción y en la producción de bienes destinados a la supervivencia familiar. La idea fundamental defendida por el PFE es que la mujer constituye una clase social y económica, una interpretación clave para la resolución del problema, porque esta tesis se defendió en todos los ámbitos contribuyendo a la toma de posiciones de los partidos políticos y de las instituciones de poder. Justo es reconocer la fuerza con la que el PFE asumió el desafío de cambiar una sociedad, el ingente trabajo realizado en defensa de la violencia contra la mujer, en promover la modificación de leyes, por acabar con la injusticia y situación de poder de los hombres.
Este torbellino feminista alarmó a los hombres, a los partidos políticos y a toda suerte de antagonistas que fueron surgiendo a medida que el movimiento daba pasos imparables hacia adelante y no se quedaba en cuestiones abstractas o ideológicas, sino que se materializaban en realidades. El PFE nació dentro de la órbita marxista-leninista y se constituyó en una organización peculiar al estar integrada exclusivamente por mujeres. Su lucha durante la Transición española y sus logros consolidaron la concienciación sobre la cuestión femenina española. Sin olvidar a la Asociación Española de Mujeres Juristas que por aquel tiempo elaboró una tabla de puntos programáticos, entre ellos estaba la despenalización del aborto y su regulación. A la Asociación Democrática de la Mujer que centró su atención en el tema del divorcio y movilizaron a la sociedad contra el adulterio, tipificación penal que solo afectaba a la mujer.
Desde 1976, las asociaciones de mujeres fueron creciendo, la situación que vivía la mujer española estaba plagada de tareas pendientes. Empar Pineda, Núria Pompeia, Lidia Falcón, y otros muchos nombres, deben recordarse como el de unas mujeres que hicieron renacer el feminismo en España.

Comentarios