Behjat, víctima de la qisas

Foto: ONG IRH
Behjat murió ahorcada ante sus dos hijas el pasado sábado 11 de mayo, tenía 40 años. Behjat había asesinado a su marido y fue condenada a qisas, un castigo equivalente al delito cometido. Al amparo de esta ley, los familiares de la víctima tienen derecho a vengarse y pedir que se ejecute, se castigue o se indulte al reo a cambio de una compensación económica o diyat. El suegro de Behjat ejecutó la sentencia ante los ojos de sus dos hijas.
Según publica la ONG IRH, el número de sentencias a qisas ha aumentado considerablemente en el último año. En total, hablan de 147 casos, ocho veces más que en 2012. Este año, las cifras son tremendas. Hasta el 12 de mayo de 2014, 100 de las 248 sentencias a muerte dictadas en Irán son condenas a qisas. La aplicación de la ley de qisas es una interpretación de la ley talión y se aplica en Arabia Saudí y Pakistán. Se remonta a 1.780, cuando Hammurabi redactó su código de legislación. 

Comentarios