Delitos de honor en Pakistán

Una mujer embarazada fue apedreada hasta la muerte por su familia en las inmediaciones del juzgado de Lahore (Pakistán). Se había casado en contra de la voluntad de sus familiares e iba a testificar en el tribunal a favor de su marido, al que la familia acusaba de secuestro.
 
"Pedíamos ayuda a gritos pero nadie hizo caso", aseguró el marido, describiendo la actitud de la policía que, pese a estar presente, no hizo nada por evitar el ataque. "Gritábamos pidiendo ayuda pero nadie atendió. Uno de mis familiares se quitó la ropa para llamar la atención de la policía, pero no intervinieron", manifestó.
Farzana Parveen es otra de las más de 869 mujeres que han sido asesinadas por delitos de honor, según Datos de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán.

Comentarios