Violencia doméstica

Tienes siete años y tus padres se están peleando. No es la primera vez que papá grita a mamá, y tampoco es la primera vez que los platos y las botellas de vidrio se estampan contra la pared. Ellos están borrachos, y tú estás asustada. Ya no sabes cómo hacer que el ruido pare e incluso en un momento dado, es papá quien se ensaña contigo, corre detrás de ti por la puerta trasera del jardín, te atrapa, y te hace daño. Tienes siete, ocho, nueve años. Da igual: las autoridades castigarán a papá, los servicios sociales te separarán de mamá y de tu hermanito, y tu obligación será la de llevarte bien con la primera pareja de nuevos padres que quieran acoger a una bonita niña rubia en su casa.
Parece ficción. De hecho puede que sea ficción, pues esto no es otra cosa que un resumen de la voz en off que recorre los 12 minutos del corto ReMoved, la historia de una niña nacida en el seno de una familia violenta. Parece ficción. Pero no lo es, pues sólo hay que asomar un poco la cabeza al mundo para darse cuenta de que en cada esquina del planeta puede haber un niño sollozando, abandonado, completamente triste. De eso va ReMoved, y eso es lo que Nathanael Matanick ha intentado mostrar en su tan polémico como premiado y reconocido cortometraje. ¿A qué barbaridades tienen que enfrentarse los niños rechazados? ¿Por qué en vez de ponerles en una nueva casa no tratamos antes de entender su profundo dolor? ¿Acaso a alguien le importa lo que sienten?
Importa, y mucho, y por eso tanto el director como el equipo creativo de ReMoved han comenzado un proyecto de Kickstarter con el propósito de financiar la segunda parte del corto. En él podremos conocer en qué terminan las continuas idas y venidas de su protagonista, una niña salvaje con el corazón demasiado destrozado como para ser consciente de todo cuanto le está ocurriendo. Porque ser un padre adoptivo es difícil, pero ser un hijo adoptivo lo es aún más; y porque ser un adulto maltratado es injusto, pero ser un niño maltratado lo es aún más. Escuchemos entonces a la historia en primera persona de esta niña: la luminosidad de su futuro y la de otros tantos niños está en juego.  
 

Comentarios