No quiero parecer más joven de lo que soy


Linda Rodin fue una cotizada modelo en la década de los 60, ex editora de moda de Harper’s Bazaar y estilista. Llama la atención con su melena blanca, que siempre lleva recogida y es su seña de identidad. Tiene 66 años y un lema vital para conducir su existencia: "No quiero parecer más joven de lo que soy". En la actualidad, Linda continúa trabajando como modelo y posee su propia marca de cosmética, Olio Lusso.
Grethe Kaspersen tiene 61 años y trabaja como modelo. Destaca por su larga melena blanca y porque en su cara no hay rastro de cirugía estética.  Grethe demuestra que algo está cambiando en la moda: la edad no tiene que suponer una limitación para estar en activo y la naturalidad también puede ser bella y elegante.

Comentarios