Sonríe Otra Vez


En la foto, Arooj Akbar, quemada por su marido por dar a luz a una niña en lugar de un niño, y Saira Liaqat, su novio le arrojó ácido al negarse a dejar la casa de sus padres.
Masarrat Misbah es propietaria de un salón de belleza en Pakistán. Hace 10 años, una mujer atacada con ácido entró en su establecimiento y le pidió ayuda para mejorar su imagen. “Delante de mí había una mujer sin rostro. Sus ojos y la nariz se habían ido y el cuello y la cara estaban pegadas para que no pudiera moverlos”, relata.
Masarrat  tomó una decisión que cambió su vida y la de muchas otras mujeres. Buscó médicos que le practicasen una cirugía reparadora a su clienta y, no contenta con esto, fundó la organización Sonríe Otra Vez (Smile Again), que ayuda a las víctimas del ácido a reconstruir sus caras y sus vidas.
Masarrat regenta una de las cadenas de salones más respetadas en Pakistán y desde 2003 los ha convertido en refugios para mujeres. Costea su tratamiento médico y fomenta sus habilidades laborales, algunas trabajan como asistentes de belleza en sus salones.
Se calcula que anualmente unas 1.500 personas, el 80 por ciento de las cuales son mujeres, son atacadas con ácido en todo el mundo.
*Más información sobre la organización de Masarrat en Fundación Smile Again 

Comentarios