Políticas de igualdad en España

En 1975, declarado por las Naciones Unidas Año Internacional de la Mujer, 24 organizaciones de mujeres elaboraron un manifiesto. Dicho documento recogía un análisis de la situación de las mujeres españolas, desarrollando en detalle temas como educación, legislación, familia, trabajo, sociedad… y que concluía señalando que su situación era peor que en otros países debido al régimen franquista. Destacaba que no existían normas jurídicas que garantizaran el ejercicio de los derechos fundamentales, tanto a las mujeres como a los hombres, sino que existían una serie de discriminaciones legales dirigidas a mantener apartadas a las mujeres de la vida económica, política y social.
En este mismo año, se celebraron en Madrid, del 6 al 9 de diciembre, las Jornadas Nacionales por la Liberación de la Mujer, en las que participaron 500 mujeres, constituyendo el primer encuentro feminista de carácter nacional que tenía lugar en España.
En estas Jornadas se debatieron los problemas de las mujeres españolas desde dos puntos de vista: centrarse exclusivamente en los problemas y discriminación de las mujeres y servir de apoyo al avance en el proceso democrático de la sociedad. Estos dos puntos de vista polarizaron el debate feminista durante los cinco años siguientes en torno a la necesidad o no de mantener una corriente estrictamente feminista independientemente de las organizaciones políticas y sindicales.
En mayo de 1976 tuvieron lugar en Barcelona las I Jornades Catalanes de la Dona y, en esta ocasión, participaron más de 4.000 mujeres.
El análisis de los problemas de las mujeres abarcó las siguientes áreas: Educación, trabajo, familia, política, legislación, barrios, medios de comunicación, sexualidad, medio rural y feminismo.
Las reivindicaciones se centraron en la eliminación de toda forma de discriminación, solicitud de educación sexual, planificación familiar y aborto libre y gratuito, cambios en el Código Civil y derogación de leyes como la peligrosidad social (en contra de la homosexualidad), dejando constancia de la falta de interés mostrada por los partidos políticos.
Sin embargo, con posterioridad a la realización de estas jornadas, no hubo acuerdo en cuanto a las actuaciones a realizar. El debate se centraba en la creación de una asociación legal que continuara con el trabajo o la creación de una coordinadora feminista que agrupase a todas las organizaciones presentes. Finalmente, se creó la Coordinadora Feminista Estatal.
El 15 de junio de 1977 se celebró en España la primera consulta popular después de cuarenta y un años. La casi totalidad de los partidos políticos ofrecían un programa político dirigido a las mujeres.
La derecha democrática reconocía la igualdad formal entre hombres y mujeres, la necesidad de una política educativa y cultural para la mujer, así como la protección a la familia.
En los liberales y democristianos el programa electoral era similar, aunque algunos hacían referencia a la reforma del derecho de familia y la necesidad de incrementar los servicios sociales.
El partido socialista y el partido comunista, así como aquellos partidos situados a la izquierda del PCE, recogían, al menos en su programa, todas las demandas de las mujeres, propugnando la plena igualdad entre los sexos en los ámbitos jurídico, laboral y familiar, así como la creación de servicios colectivos, que permitieran socializar el trabajo doméstico.

Comentarios