¿Igualdad en 2015?

No parece que este sea un buen momento para celebrar la igualdad de las mujeres. Aunque cada día son más las niñas escolarizadas y las universitarias que obtienen un título, las mujeres que ocupan cargos de liderazgo todavía son escasas.
La Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Pekín, cumple 20 años en septiembre. Entonces parecía haberse logrado una gran victoria: 189 países se comprometieron a desarrollar una Plataforma de Acción con promesas ambiciosas y un plan de acción para cumplirlas. Pero las promesas no se han materializado en su totalidad y aún quedan pendientes muchísimos avances en materia de igualdad.
La igualdad de género da pequeños pasos hacia adelante, si bien, el camino por recorrer es muy largo y está plagado de dificultades. La mujer continúa siendo una ciudadana de segunda, incluso es esclava en muchos lugares del mundo. ¿Dónde estaríamos ahora las mujeres de haberse cumplido los objetivos de la Plataforma de Acción de Pekín? Ocho de cada 10 parlamentarios son hombres. Diecinueve mujeres son jefas de Estado. Pero 140 millones de mujeres carecen de acceso a la planificación familiar. El 50% de las mujeres tienen un trabajo remunerado, sin embargo, al ritmo de evolución actual, tendrían que transcurrir más de 80 años para lograr la igualdad de género en el empleo y más de 75 para alcanzar la igualdad salarial.
Este año 2015 puede representar una gran oportunidad para revisar la hoja de ruta diseñada en Pekín y resolver las cuestiones pendientes. La ceguera de los líderes mundiales tiene que terminar para dar paso a un proyecto universal en defensa de los derechos humanos, la igualdad y el desarrollo. La meta es ya urgente porque las mujeres tienen una escasa representación en la toma de decisiones políticas y económicas que les afectan.

Comentarios