La penúltima barbarie del Estado Islámico

La penúltima barbarie del Estado Islámico ocurrió el pasado lunes en la ciudad iraquí de Mosul: al menos 19 mujeres fueron asesinadas al negarse a mantener relaciones sexuales con los combatientes de EI. Los terroristas cometen violaciones, someten a esclavitud sexual y a la prostitución y a otros actos de brutalidad extrema.
Según informa el portal de noticias Iraquí News, el portavoz del Partido Democrático del Kurdistán asegura que crecen las diferencias entre los combatientes respecto al precio que se paga por las esclavas sexuales así como su distribución.
Zainab Bangura, alto funcionario de Naciones Unidas, ha constatado durante su estancia en Iraq hace 8 meses que circula una lista de precios para la compraventa de esclavos, mujeres y niños en su mayoría. Él pudo conseguir una copia de este listado y comprobó cómo los niños menores de 9 años alcanzan el precio más elevado en el mercado de esclavos.
El Estado Islámico emplea la violencia sexual como táctica de terrorismo para lograr sus prioridades estratégicas: el reclutamiento, la financiación, la imposición de la disciplina y el orden. También aplica castigos a quienes disienten o a sus familiares, para extender su ideología radical.
Aunque que la propaganda yihadista aclara que son las mujeres las que desean participar en la yihad, los líderes las manipulan y coaccionan, ofreciéndoles la salvación a cambio de que consientan estas prácticas.

Comentarios