Cómo hemos llegado hasta aquí

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Hasta esa cifra monstruosa y escandalosa de mujeres asesinadas. Hasta ese último peldaño de la violencia machista.
Esta violencia no la ejercen «locos», hombres a los que se les ha ido la pinza. Son hombres normales que consideran a la mujer un bien de su legítima propiedad, así que pueden hacer de ella el uso que más les convenga.
Las mujeres seguimos luchando por la igualdad real, porque la discriminación nos deja fuera en muchos ámbitos y nos perjudica en la mayoría. Los asesinatos son evitables, deben serlo. No podemos permitir que la sociedad delegue en la propia víctima y la responsabilice de su suerte porque no denuncia a su agresor, porque no sale corriendo de su casa, porque no pide ayuda, porque siente vergüenza al explicar la dramática situación que vive.
Para que se nos tenga en cuenta, para que se nos reconozca, para que se nos valore, no podemos esperar a estar muertas.

Comentarios