Pasividad cómplice y vergonzosa

A cualquier ser humano se le revuelven las tripas ante la pasividad con que se afronta el maltrato a una mujer. Las imágenes forman parte de un experimento, por desgracia, también son una realidad cotidiana.

Comentarios