No queremos ser víctimas

Víctima, por Fernando Clavo Sanz
El 25 de mayo, se publicó la noticia de que la ciudad de Zaragoza expondría en la plaza de César Augusto una escultura en memoria de las mujeres víctimas de violencia machista. Hasta aquí, todo bien. Una buena iniciativa.

Se convocó un concurso al que se presentaron una veintena de propuestas y la obra ganadora es “Víctima”, del artista Fernando Clavo Sanz. El ganador es un hombre, nada que objetar, salvo que para hablar de víctimas de la violencia machista, nadie como las mujeres que la padecen. Siguen los despropósitos. La obra se titula “Víctima”. Las mujeres seguimos siendo víctimas, cuando en realidad somos supervivientes. Sobrevivimos en una sociedad patriarcal que nos oprime.

Observamos la obra y la sangre, primero se congela por el impacto visual, luego hierve de rabia. La mujer, la víctima, aparece arrodillada, despeinada, frágil, triste, empequeñecida, ni siquiera tiene rostro…

¿Esta es la imagen de las mujeres que expondrá Zaragoza en una de sus plazas? Se van a gastar 18.000 euros de los fondos municipales para presentar a la mujer como siempre ha estado: sola y débil frente al maltratador.

Si leyendo esto te has indignado, puedes hacer algo más, firma en Change.org la petición dirigida al Ayuntamiento de Zaragoza: No queremos una mujer arrodillada en el memorial sobre la violencia de género.

Comentarios

  1. Van a poner esa horrible escultura denigrante y machista delante de la iglesia de San Juan de los Panetes: más sumisión de la mujer a la Iglesia. Cabreante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cualquier opinión inteligente, relacionada con el tema de cada post y expresada con educación, será bien recibida. El resto, incluida la publicidad, se suprimirá.