El negocio de las violaciones en India

India es noticia desde hace tiempo por los numerosos casos de violaciones a mujeres que se producen en el país, algunos han sido tan execrables que han conmocionado al mundo. Ahora, una nueva vuelta de tuerca agrava la situación de las mujeres, porque se ha puesto de moda la grabación y distribución de imágenes de violaciones.

Una industria pornográfica sin escrúpulos ha encontrado un filón en las violaciones grupales a mujeres que son grabadas por móviles. El objetivo de estas imágenes es doble: sirven para chantajear a las víctimas para que no formalicen las denuncias, ya que, en caso contrario, estas se distribuirán a través de Internet, y también se utilizan para vender y distribuir el material a través de la Red por todo el mundo. Los vídeos suelen tener una duración de entre 30 segundos y cinco minutos y su precio oscila entre las 50 y las 150 rupias (60 céntimos - 1,50 euros).


Pese al endurecimiento de las leyes y de iniciativas como «el botón del pánico» para los móviles de las víctimas que empezará a funcionar el próximo año, durante 2015 se presentaron 337.922 denuncias por violencia sexual contra las mujeres, un 9 % más que el año anterior. Según el portal International Women’s Travel Center, India encabeza el ranking mundial por índice de abusos en el mundo. Desde 2012, los casos han aumentado un 200 % solo en la capital del país. Pero estas cifras son bastante inferiores a las reales, pues la mayoría de las víctimas no denuncia a su agresor o agresores por miedo. 

Comentarios