Un no difícil de entender

El jefe de servicio del área de salud mental del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón, y autor del blog Neurociencia Neurocultura, ha escrito un tuit en el que dice: «Abandonad la catequesis a los hombres y enseñad a las mujeres a protegerse y a no mandar mensajes ambiguos».

Un hombre que parecía inteligente demuestra con sus palabras que no lo es tanto. Resulta que si una mujer es violada, la culpa es suya porque no sabe protegerse y envía mensajes ambiguos. Un mensaje tan rebuscado y ambiguo como: NO es difícil de interpretar y los hombres se confunden, no lo entienden con claridad.

Pobres de los hombres, tan cortos de entendederas que no comprenden un mensaje formado por una palabra de dos letras. Ahora me explico que tampoco atinen a descifrar mensajes mucho más complicados y por eso lleguen a conclusiones erróneas, porque cuando una mujer lleva escote no va provocando; cuando bebe no pide que le metan mano; cuando regresa a casa de noche no quiere que le ocurra nada malo; cuando baila no pretende seducir… Todo cuanto hace una mujer no tiene la única finalidad de captar la atención del varón.

Algo falla en la cabeza de los hombres ya que cada ocho horas se agrede sexualmente a una mujer en nuestro país. Tres al día. El parlamento alemán ha aprobado por unanimidad que la negación de la mujer, un simple no, sea suficiente para considerar violación (y juzgar como tal) cualquier intento físico de tener una relación con ella. En España tenemos juezas que preguntan a la víctima de una violación si cerró lo suficientemente las piernas para evitar que la ultrajaran.


La culpa siempre es de la mujer, que no habla claro, y así es imposible que se haga entender.

Comentarios