30 de enero de 2017

Ha sido una mujer

Alguien tenía que pararle los pies a Donald Trump y ha sido una mujer. La juez Ann Donnelly ha dictado una resolución que suspende de forma temporal la orden ejecutiva que prohíbe la entrada al país a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana con problemas de terrorismo.

Su resolución ampara a las personas que habían llegado a los aeropuertos tras la firma del decreto de Trump y comenzaban a ser deportadas. La juez Donnelly ha actuado tras la queja formal de la American Civil Liberties Union (ACLU) en nombre de Hameed Khalid Darweesh y de Sameer Abdulkhaleq Alshawi, dos iraquíes que fueron detenidos al llegar al aeropuerto JFK y que presentaron una demanda.

Ann Donnelly cuenta con una amplia experiencia profesional. Durante  25 años fue fiscal en Manhattany se especializó en la lucha contra las bandas organizadas, según cuenta The New York Times. En 1989, se le fue asignó una oficina especializada en casos con delincuentes reincidentes y delincuentes violentos. Después trabajó como fiscal jefe de la Oficina de la lucha contra la violencia familiar y el abuso infantil y en octubre de 2015 fue elegida juez federal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión inteligente, relacionada con el tema de cada post y expresada con educación, será bien recibida. El resto, incluida la publicidad, se suprimirá.