10 de febrero de 2017

Animales de cría

Ignoro cómo se ha suscitado el debate sobre los vientres de alquiler, por qué ha llegado este asunto al Congreso y qué cuestiones de fondo existen para que el Partido Popular se atreva a hablar de semejante tema.

Me horripila que, una vez más, la mujer se convierta en cosa, en instrumento para un fin. En este caso engendrar una vida, que luego entregará a los padres que han pagado por este servicio. Como si la gestación fuera otro proceso productivo al que poner precio.

El alquiler de úteros femeninos para gestar a criaturas que provienen de un material genético ajeno a la mujer portadora conlleva forzosamente unos planteamientos éticos profundos. Las mujeres no somos animales de cría dispuestas a satisfacer el deseo de personas que no pueden engendrar, ni se debe mercantilizar un embarazo como si tal cosa.

No criticaré que una pareja heterosexual u homosexual quiera a toda costa tener un hijo. Lo cuestionable es que exista un contrato mercantil que regule este «servicio», que se establezcan unas cláusulas de renuncia sobre los derechos de la gestante. Las personas no somos objetos, como tampoco lo son el feto y la mujer gestante.

La gestación subrogada me parece una barbaridad. Cualquier madre sabe que 9 meses de embarazo no son una fruslería. El embarazo condiciona la vida de la mujer: el malestar físico, los controles médicos, las alteraciones hormonales, los riesgos para la salud, la alimentación, la posibilidad de tener que renunciar al trabajo ante posibles complicaciones, el parto, el postparto… Equiparar este proceso, que requiere dedicación durante las veinticuatro horas del día y sin posibilidad de marcha atrás, a un trabajo, es una aberración.

No existe el derecho a ser padre o madre y la adopción es una fórmula legal para tener un hijo respetando los derechos humanos. La  explotación reproductiva debiera prohibirse, como prohibido está el tráfico de órganos, la venta de personas o de sangre. La dignidad del ser humano ha de colocarse por encima de cualquier otro condicionante, sobre todo si es crematístico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquier opinión inteligente, relacionada con el tema de cada post y expresada con educación, será bien recibida. El resto, incluida la publicidad, se suprimirá.