Una broma sin gracia

El penúltimo espectáculo bochornoso en el que se toma a broma la violencia sexual, ha ocurrido en directo, en el Canal 5 de la televisión italiana, propiedad de Mediaset y de Silvio Berlusconi. La cantante Emma Marrone sufrió una broma de pésimo gusto. En el programa Amici di Maria di Filippi, una cámara oculta grabó a la artista mientras era manoseada por un bailarín. Emma Marrone le aparta las manos con brusquedad y le pide que pare. Al final, empuja al bailarín y lo tira al suelo.

El programa colgó el vídeo en las redes sociales y lo presentaba como una trastada inocente. Aunque a los espectadores no le dio esa impresión e interpretaron los hechos como abuso sexual.

Resulta indignante la falta de respeto a la intimidad de las mujeres, la emisión pública de semejantes imágenes, esa forma asquerosa de normalizar una conducta abominable.

Varias organizaciones feministas han denunciado los hechos. El  colectivo La Malafemmina pide en Change.org la dimisión de los directivos del programa y una regulación de la violencia sexual en la televisión italiana.


Comentarios