Mujeres y guerra


Durante la Segunda Guerra Mundial, muchas mujeres vieron como una tarea ineludible servir en el Ejército o tomar el relevo de los hombres en las fábricas. Era una oportunidad para conseguir ingresos en unos momentos muy duros, aunque también era la ocasión de realizarse y demostrar su competencia en las mismas áreas que los varones:

En las fotos, la vemos reparando automóviles en los cursos de defensa civil de Nueva York.


Trabajando en una fábrica de municiones en Leningrado.


Como enfermeras, dedicadas a la asistencia médica, y a la evacuación inmediata de los heridos desde el campo de batalla, como hace esta mujer rusa en el frente de Berlín.  



U ofreciendo sus vehículos para trasladar tropas al frente. Así lo hacían las automovilistas movilizadas reunidas en el parque parisino de Bois de Boulogne.



Comentarios