Balón de oro para una mujer



Era un momento trascendente: por primera vez en la historia de la publicación France Football, el Balón de Oro también se le concedía a una mujer. La noruega Ada Hegerberg, jugadora del Lyon, es la primera jugadora proclamada mejor futbolista del mundo y, muy emocionada, tras recoger su premio, pronunció un discurso donde animaba a mujeres y niñas a creer en sí mismas.

Todo iba bien, hasta que el presentador de la gala, Martin Solveig, tuvo la feliz ocurrencia de preguntarle a Hegeberg si sabía perrear. La jugadora aguantó el tipo y respondió contundente: no, luego se retiraba del escenario. Debió pensar que aún estaba de suerte, no le preguntaron si sabía coser un dobladillo.

Solveig tuvo el detalle de disculparse al advertir lo impropio de su pregunta, él y Hegerberg acabaron bailando.

Comentarios