Nunca se logra la paz a través de la guerra


 

WILPF España exige al Gobierno español que redoble sus esfuerzos diplomáticos para lograr la paz en Afganistán.

Los derechos de las mujeres afganas nunca importaron. Dos décadas después, quienes invadieron militarmente el país, se marchan por la puerta de atrás, dejando a la población civil afgana a su suerte, mientras los talibanes controlan gran parte del país, han entrado en la capital y el presidente, Ashraf Ghani, se ha marchado. Miles de personas se desplazan y se prevé una grave crisis humanitaria en el país. Las mujeres afganas, especialmente las activistas y con responsabilidades políticas, temen por su vida. La intervención militar occidental en Afganistán ha fracasado rotunda y estrepitosamente.

Los derechos de las mujeres han dejado de ser valiosos en el mercadeo de la legitimidad internacional. Pero las mujeres de Afganistán han trabajado incansablemente para mejorar las condiciones de vida en su país y han exigido sus derechos. Derecho a la participación política, derecho a una vida digna, derecho a la educación, derecho a la salud… todos ellos reconocidos en convenios internacionales. Quienes ocuparon militarmente el país utilizándolas como excusa, se marchan a sabiendas de que un nuevo gobierno talibán oprimirá a las mujeres de forma extrema.

Lee la petición de WILPF al Gobierno: Nunca se logra la paz a través de la guerra



Comentarios